Skip to main content
0

Te voy a contar UN SECRETO que quizás no sepas o no acabes de creerte.

Todo tu sufrimiento se genera en tu mente, tu cerebro ha sido literalmente «entrenado» para sufrir cada vez que la realidad no cumple tus expectativas. La causa de la infelicidad, por lo tanto, reside en creerse los pensamientos y «engancharse» a ellos.

En este artículo voy a hablarte del poder de la neurociencia en las relaciones de pareja. Te mostraré por qué y cómo puedes desaprender esa especie de «programación» a la que han sometido a tu mente tus experiencias personales y las costumbres e ideas de la sociedad.

¿Estás listo/a/e? 

Contenido del artículo

  1. ¿Qué entendemos por Mindful Love?
    1. Amor consciente en las relaciones de pareja
    2. Amor propio y Mindful Love
    3. Ejercicio para acercarte al amor consciente
  2. El fascinante mundo de la neurociencia en el amor
    1. El Amor y su impacto neurológico
    2. Relaciones tóxicas y los efectos del amor en el cerebro
  3. El poder de elegir en el Amor y evitar errores
  4. Cupido no existe. El estilo de vida mindful es la clave
  5. ¿Cómo reprogramar tu mente?

 

¿Qué entendemos por «Mindful Love»?

El “Mindful Love”, como podrás imaginarte, es la aplicación de un estilo de vida mindful o consciente al ámbito del amor y las relaciones de pareja. 

El mindfulness, o “atención plena”, es una práctica que implica experimentar el presente de manera consciente, con aceptación e interés, y centrarse en el aquí y el ahora. Esta práctica se ha integrado con éxito en la psicología y se ha demostrado que reduce el estrés y mejora la salud mental y emocional.

El concepto de mindfulness se introdujo en Occidente en la década de los 60 por Jon Kabat-Zinn, quien creó el programa de “Mindfulness Based Stress Reduction” (MBSR) basado en técnicas de meditación. 

La práctica del mindfulness con el tiempo provoca cambios estructurales en el cerebro, lo que se conoce como neuroplasticidad, y fortalece la capacidad de enfocarse en el presente y reducir el impacto del estrés y las distracciones mentales.

Amor consciente en las relaciones de pareja

El “Mindful Love” implica aplicar los principios del mindfulness a las relaciones amorosas. 

Esto significa desacelerar el ritmo de vida, practicar la atención plena en la interacción con la pareja y abandonar las proyecciones mentales que a menudo causan estrés y conflicto en las relaciones. 

La conciencia plena nos permite comprender la impermanencia de todo en la vida, lo que a su vez nos ayuda a liberarnos del miedo, el apego y la frustración.

La ecuanimidad, que es la capacidad de enfrentar situaciones agradables y desagradables con igual aceptación, es esencial en el “Mindful Love”. 

Estas dos actitudes nos protegen de la agitación emocional y nos permiten experimentar el amor sin apegos ni resistencia. Al comprender la impermanencia de las emociones y los cambios, podemos amar de manera más auténtica y equilibrada.

Sigue leyendo, y descubre un ejercicio muy interesante para que entiendas de un modo práctico la idea del amor consciente.

Amor propio y Mindful Love

El amor consciente comienza con el amor propio. Para amar a los demás de manera generosa, es necesario amarse a uno mismo y practicar la autoaceptación y el autocuidado. Solo cuando nos tratamos con cariño y comprensión podemos dar amor de manera plena y saludable.

En resumen, el “Mindful Love” es la aplicación de la atención plena al amor y las relaciones de pareja. Al practicar la conciencia plena en nuestras interacciones amorosas y aprender a amarnos a nosotros mismos de manera saludable, podemos mejorar la calidad de nuestras relaciones y vivir el amor de manera más auténtica y equilibrada. 

El amor consciente es un camino hacia la transformación personal y la capacidad de amar de manera más compasiva y profunda.

Ejercicio para acercarte al amor consciente

  • Reserva un espacio tranquilo, cómodo y privado para ti. Puede ser tumbarte a solas y a oscuras en la cama o sentarte en posición de loto en el sofá.
  • Cierra los ojos y concéntrate en tu respiración; con cada inspiración y espiración, nota cómo el aire entra y sale de tus pulmones e imagínate que recorre todo tu cuerpo, de la cabeza a la punta de los pies, como si fuera una luz blanca que te limpia y te calma.
  • Cuando te sientas relajado/a/e, visualiza en tu mente a alguien o algo que te despierte mucho amor. Puede ser tu madre, tu pareja, tu hijo/a/e, tu mejor amigo, tu perro, tu película favorita, tu joya favorita… Déjate inundar por su presencia, por el sentimiento que despierta en ti, y luego pregúntate qué cosas tiene esa persona o ese ser que consigue provocarte ese sentimiento.
  • Enumera sus virtudes. ¿Son virtudes que en general te gustan en todo el mundo/todas las cosas? ¿Tienes tú esas virtudes? ¿Cómo te hace sentir si tu respuesta es negativa? ¿Y afirmativa? ¿Quieres a alguien/algo que carezca de todas ellas, o de muchas de ellas?
  • Regresa poco a poco a la realidad, centrándote de nuevo en tu respiración, así como en la sensación de tu cuerpo contra el sofá, los cojines o el colchón.
  • El fascinante mundo de la neurociencia en el amor

    ¿Qué sabemos realmente del amor más allá de las representaciones idílicas que vemos en películas y novelas románticas? 

    ¿Sabías que el amor es un sentimiento que puede rastrearse y describirse fisiológicamente? 

    ¿Te has preguntado alguna vez cómo el enamoramiento afecta a tu sistema nervioso? 

    ¿Has considerado lo perjudicial que puede ser para tu cerebro una relación tóxica?

    En las últimas décadas, gracias a los avances tecnológicos, la ciencia médica ha logrado arrojar luz sobre las complejas interacciones entre nuestras actividades mentales y emocionales y su manifestación física en el cerebro. 

    Este campo multidisciplinario es conocido como neurociencia y se dedica a estudiar el sistema nervioso en todas sus manifestaciones, incluyendo la anatomía, la genética, la psicología, la función y la química.

    El amor y su impacto neurológico

    Es cierto que cualquiera que se haya enamorado puede identificar sensaciones físicas asociadas a ese estado emocional: mareo, pérdida de apetito, insomnio, latidos acelerados, entre otros. 

    Sin embargo, es posible que no seamos conscientes de los cambios neurológicos que se producen en nuestro cerebro.

    Cuando estamos enamorados, nuestro cerebro se activa de manera similar a como lo hace cuando consumimos sustancias adictivas como el alcohol o el tabaco. 

    Esto se debe a la activación del sistema de recompensa del cerebro, que nos hace sentir bien y felices. La dopamina, un neurotransmisor relacionado con la felicidad y el placer, juega un papel esencial. 

    Además, el cortisol, la hormona del estrés, también tiene un aumento durante el enamoramiento, lo que provoca la sensación de euforia y las llamadas “mariposas en el estómago”.

    Pero, ¡el AMOR no se trata solo de euforia y estimulación sexual!

    La oxitocina, conocida como la “hormona del amor”, es fundamental en la creación de vínculos, la sensación de seguridad y el cariño. 

    Esta hormona aumenta con el contacto físico, las caricias, los abrazos y los sentimientos de empatía. La oxitocina es la sustituta natural de la dopamina en relaciones sanas y estables.

    Relaciones tóxicas y los efectos del amor en el cerebro

    Las relaciones tóxicas pueden resultar adictivas debido a los altibajos emocionales constantes, las peleas intensas, las reconciliaciones y la liberación de dopamina que generan. Sin embargo, con el tiempo, los receptores de dopamina pueden volverse menos sensibles, lo que conduce a una sensación de vacío en la relación.

    Para mantener relaciones sanas y equilibradas, es esencial prestar atención a la oxitocina, que fomenta la confianza, la comunicación y la conexión emocional. 

    El amor no debe limitarse a emociones intensas y tumultuosas; debe involucrar cuidado mutuo, respeto y apoyo. Por eso, es muy importante conocer las claves para detectar las relaciones de codependencia.

    El amor puede ser una experiencia química en el cerebro que puede afectar positiva o negativamente a nuestra salud mental y emocional. 

    Buscar relaciones equilibradas y afectivas puede ser beneficioso, mientras que las relaciones tóxicas pueden tener un impacto negativo en nuestra salud y bienestar.

    El amor no se limita a las relaciones románticas; también se refleja en nuestras conexiones con la familia y amigos. La solidaridad y la bondad tienen efectos positivos en el cerebro al activar zonas relacionadas con actos altruistas. 

    Esto demuestra que el amor desinteresado y la bondad también son fundamentales para nuestro bienestar y salud.

    En definitiva, la neurociencia nos ha brindado una comprensión más profunda de cómo el amor afecta a nuestro cerebro y cómo las relaciones pueden tener un impacto significativo en nuestra salud. 

    El poder de elegir en el amor y evitar errores

    ¿Alguna vez has sentido que la mala suerte te persigue en el amor? ¿Te encuentras atrapado en un ciclo de relaciones que terminan mal? ¿Sientes una atracción hacia personas autodestructivas o tóxicas? 

    Muchas personas han experimentado estos sentimientos, pero hay una verdad importante que debemos comprender: la suerte no es el factor determinante en el amor. Tú tienes el poder de elegir a quién entregas tu corazón.

    El amor, en su forma más clásica, a menudo se representa como un sentimiento incontrolable que surge de manera espontánea e irracional. Sin embargo, esta idea no es completamente cierta.

    Aunque no siempre podemos elegir de quién nos enamoramos, podemos tomar decisiones conscientes sobre nuestras relaciones y entender que el amor va más allá de la atracción inicial.

    Bertrand Russell, el filósofo británico, identificó tres cualidades del amor: el deseo, la compañía y lo que él describe como el “amor de verdad” o “Mindful Love”. El deseo representa la atracción sexual, la compañía se refiere a la amistad, y el “amor de verdad” es un amor profundo, consciente y duradero.

    Es crucial distinguir entre la atracción, la amistad y el amor 

    La atracción puede ser intensa, pero efímera, mientras que el amor profundo se desarrolla con el tiempo, requiere paciencia y esfuerzo, y es capaz de sobrellevar las complejidades de la vida diaria. La amistad es importante, pero no es lo mismo que el amor.

    La confusión entre estos conceptos radica en una falta de educación sobre el amor. A menudo, se nos dice que el amor es una inclinación natural que no necesita ser enseñada, pero es necesario aprender a amar y a distinguir entre un amor saludable y uno tóxico.

    Si te encuentras en una relación, es fundamental evaluar si es saludable y sólida, o si existen problemas que necesitan ser abordados. Incluso si te sientes apoyado y querido, es importante preguntarte si realmente eres feliz. 

    Elegir la persona adecuada y construir una relación consciente es un proceso que requiere esfuerzo y autoconocimiento, pero puede llevar a una relación de pareja plena y duradera.

    Cupido no existe. El estilo de vida mindful es la clave

    Ya sé que el estado de conciencia plena, o Mindfulness, es difícil de entender desde el intelecto, o desde la mera descripción que pueda hacerte de él en este artículo. 

    Por ello, te aconsejo que empieces poco a poco a ponerlo en práctica en tu vida, y te aseguro que sin darte apenas cuenta, comenzarás a adoptar esta manera de vivir mindful, la cual, a través de tu glándula pineal, te abrirá la puerta al auténtico conocimiento interior…

    Recuerda que no son las flechas aleatorias de Cupido las que definen tu satisfacción en el amor, sino tú mismo/a/e. O, más precisamente, tu forma de encarar cómo te relacionas con quienes te rodean. 

    Por ejemplo, el hecho de que alguien nos fascine o de que incluso nos enamoremos o lo amemos, no significa que sea la persona adecuada para nosotros. 

    El amor, el verdadero amor, el que es una fuente de placer, apoyo, amistad, cariño, fuerza, energía y generosidad, no surge solamente desde el corazón, sino también desde el cerebro. 

    Porque los seres humanos no somos partes disgregadas, sino que conformamos un todo de mente y cuerpo, emociones y pensamientos, memoria e imaginación.

    «El amor no es algo natural. Por el contrario, requiere disciplina, concentración, paciencia, fe y la derrota del narcisismo. El amor no es un sentimiento: es una práctica».

    Erich From

    ¿Cómo reprogramar tu mente?

    Como te contaba al principio del artículo: Todo tu sufrimiento se genera en tu mente, es el resultado de creerte tus pensamientos y engancharte a ellos.

    Para desaprender esa especie de «programación» a la que han sometido a tu mente tus experiencias personales y las costumbres e ideas de la sociedad, voy a darte un consejo desde mi experiencia personal y profesional:

    Detecta esos pensamientos que te surgen sin identificarte con ellos y sepáralos de la situación concreta que estés viviendo en ese momento. Solo así, tomarás consciencia real, desde el presente y la experiencia que estás viviendo, dejando a un lado tu película mental sobre ti grabada en tu cerebro.

    Si quieres que te acompañe a comenzar un estilo de vida mindful, que te lleve de la mano a adoptar el Mindful Love en tus relaciones personales, no dudes en contactarme, estaré encantada de guiarte por este camino a la felicidad plena. 

    O si prefieres reservar una consulta de psicología online conmigo o con mi equipo, accede aquí.

    Empieza si quieres, descargándote de forma gratuita mi Ebook “Las 4 claves para enfocarte”, y empieza así a conocerte mejor y sobre todo, a amarte mejor.

    Te invito a
    ENCONTRAR LAS CUATRO CLAVES
    que te van a permitir enfocarte
    y crear la vida que realmente
    quieres desde el Mindfulness.

     

    Despierta tu energía
    sexual femenina

    Experimenta la revolución Mindful Sex que supone hacer de la sexualidad un proceso de evolución personal mediante la toma de consciencia de tu cuerpo y de tus valores logrando vivir el sexo desde tu centro.

    ×